skip to Main Content
"Positioning your Small Business with the World’s Biggest Customer"®

Ley de Producción de Defensa frente al COVID-19

Dada la acuciante necesidad de aumentar la fabricación de respiradores para tratar el coronavirus (COVID-19), el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, puso en práctica la Ley de Producción de Defensa a fin de exigirle al fabricante de automóviles General Motors (GM) producir tales equipos lo más rápido posible.

Existente desde la época de la guerra con Corea y conocida en inglés como Defense Production Act (DPA), esta ley permite nacionalizar la producción en aras de movilizar al sector industrial para atender las necesidades de seguridad del país en circunstancias excepcionales, justo como la que estamos viviendo ahora con la pandemia de COVID-19.

Tras firmar una orden ejecutiva presidencial para poder aplicarla, Trump exigió a General Motors que «acepte, realice y priorice los contratos federales para [fabricar] respiradores». GM, por su parte, dijo que tiene un acuerdo con el fabricante de equipos médicos Ventec Life Systems para fabricar los equipos de cuidados críticos en su planta automotriz de Kokomo, Indiana.

¿Por qué retomar la DPA ahora?

En cuestión de tan solo unos días, EE. UU. pasó a ser el país con el mayor número de contagiados con el coronavirus: más de 190 mil, según las más recientes estadísticas. Y si bien es cierto que podría ser la nación que más pruebas ha realizado, también lo es el hecho de que el virus se está expandiendo a una gran velocidad por toda la unión americana.

Como resultado de tal alcance de la pandemia, los suministros médicos han comenzado a escasear, de ahí que se requiera, con carácter urgente, la fabricación masiva de respiradores, mascarillas, guantes, protectores oculares y otros equipos extremadamente necesarios para el tratamiento y la contención de la enfermedad.

En el caso concreto del desabastecimiento de respiradores, imprescindibles para atender las complicaciones pulmonares más graves ocasionadas por el COVID-19, se ha generado una gran preocupación a escala nacional, particularmente en los estados más perjudicados por el virus.

En Nueva York, por ejemplo, donde el coronavirus está haciendo los mayores estragos, se necesitan con urgencia unos 30 mil equipos de esta clase para poder atender al gran flujo de pacientes que seguramente llegarán a los hospitales en los próximos días.

Aunque en la mayoría de los afectados el COVID-19 solo produce leves síntomas, como fiebre y tos, para otros representa una cuestión de vida o muerte, al ocasionarles neumonía y otros cuadros clínicos mortales. En este último grupo se encuentran los ancianos, las personas con dolencias subyacentes y las inmunodeprimidas.

¿Cómo se aplicará la DPA?

A pesar de que correspondió al presidente Trump invocar la aplicación de la DPA, es el Secretario de Salud, Alex Azar, quien tiene el poder de aplicarla, en consulta con el Secretario de Comercio y otros departamentos ejecutivos.

«La autoridad conferida en la ley al presidente queda delegada al Secretario de Salud con respecto a todos los recursos médicos necesarios para responder a la propagación del COVID-19 en EE. UU.», remarca la orden.

Días previos a la puesta en práctica de la ley, Azar había dicho que «la utilizaremos conforme sea necesario. Esta es la autoridad que tenemos y pretendemos utilizarla para adquirir lo que necesitemos adquirir».

En otras declaraciones sobre el tema, el ejecutivo había señalado que, «en términos de suministros, obviamente, este es un desafío sin precedentes. Entonces, trabajaremos para aumentar los suministros de equipos de protección personal, de respiradores, de hospitales y unidades médicas de campo que podamos desplegar».

En el contexto de la aplicación de la DPA, varias compañías, aparte de GM, ya han asegurado que han aumentado su producción de materiales sanitarios, entre ellos, ventiladores y mascarillas N95.

¿En qué consiste la DPA?

Promulgada el 8 de septiembre de 1950, casi a comienzos de la guerra de Corea, la Ley de Producción de Defensa le confiere al presidente de EE. UU. un amplio conjunto de poderes para garantizar que las industrias nacionales provean determinados productos y servicios en función de la defensa nacional.

A día de hoy, el concepto de “defensa nacional” también incluye la preparación para situaciones de emergencia y todas las medidas necesarias orientadas a disminuir los efectos de algún peligro para la ciudadanía, sean conflictos militares, actos terroristas, epidemias, desastres naturales o causados ​​por el hombre, entre otros.

La DPA igualmente faculta al presidente estadounidense para que «incentive (mediante préstamos, compras directas o instalación de equipos) a la industria doméstica en aras de expandir la producción y el suministro de bienes y materiales críticos». Del mismo modo, le permite al Gobierno controlar las cadenas de producción de tales insumos.

Obviamente, la puesta en práctica de la normativa no significa que el Gobierno vaya a expropiar a las empresas: simplemente, se trata de una medida imprescindible en medio de una circunstancia excepcional que requiere la máxima atención.

Antecedentes de la DPA

A lo largo de los años, la Ley de Producción de Defensa ha sido utilizada no solo en épocas de guerra, sino también en situaciones de emergencia, ataques terroristas y desastres naturales.

En el año 2001, por ejemplo, la normativa fue usada para garantizar el suministro de energía eléctrica y gas natural en California, afectada entonces por grandes apagones.

En 2017, entretanto, se utilizó para contrarrestar los daños ocasionados por el huracán María en Puerto Rico.

En este 2020, se espera que ayude a contrarrestar los efectos de la pandemia de coronavirus, que, a día de hoy, ya ha cobrado la vida a más de cuatro mil estadounidenses.

Dr. Rafael Marrero

CEO Inc. 500 - Experto nacional # 1 en contratación federal - Multipremiado economista - Asesor financiero - Autor del bestseller de Amazon "La salsa secreta del Tío Sam" - Columnista de varias publicaciones - Comentarista de noticias en radio y televisión.

This Post Has 0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top